El susto de Jayamá

El susto de Jayamá

El susto de Jayama1
Casa de Luisito, vecino de Jayamá

“Habían anunciado agua y estábamos esperando la lluvia. Comenzó desde las 4 de la madrugada y a las seis, mi esposa me llamó para decirme que ya penetraba el agua en la casa.”

Luisito, vecino de Jayamá, una comunidad ubicada al noreste de la ciudad de Camagüey, relata el susto de las inundaciones en esa diócesis del centro cubano.

En su casa, a las seis de la mañana, ya el agua daba a la altura de los tobillos y rápidamente creció hasta llegar las rodillas.

“Al notar el peligro decidimos trasladarnos de sitio, sobre todo a mi madre enferma que casi no puede caminar y a mis niños de 2 y 7 años de edad, que me preocupaban. Los saqué junto a mi esposa y subimos las cosas a otro nivel pero se nos mojaron otras porque no dio tiempo a más.”

El susto de Jayama2
Casa de Luisito, vecino de Jayamá

El joven cuenta que en ese poblado, ante la ocurrencia de ciclones y otras inclemencias del tiempo, entraba el agua a las casas pero nunca como esta vez.

“Yo incluso construí un pequeño muro para evitar que se colara en casa y con ello lograba retener su paso hacia dentro. Hace nueve años vivimos ahí y jamás pasó de esta manera.”

Al cesar las lluvias, el domingo, lunes y martes, Luisito se encarga del saneamiento de su vivienda, iglesia a la que pertenece y alrededores. La inundación se mezcló con las aguas albañales, creando un panorama de suciedad deprimente.

El susto de Jayama3
Iglesia de Luisito, vecino de Jayamá

“Son días de limpieza con mucho esfuerzo. El agua está contaminada con fango, churre y es difícil sanearlo todo. Ya limpiamos también la iglesia a la que concurrimos, donde también las inundaciones afectaron su interior”.

Hoy intenta reparar el colchón de su hija, el cual no dio tiempo salvar. Luego, sale a buscar algo para alimentar a la familia en medio de un panorama de desabastecimiento.

“Para la comunidad ha sido deprimente. Alrededor mío muchas personas sufrieron más pérdidas materiales, yo he sido uno de los de menores daños. Al salir a las calles y ver que hay personas que lo han perdido todo nos da mucha tristeza, incluso de destrucciones de casas. Dios nos ayude y ojalá no volvamos a pasar por esta situación”.

Casa de Luisito, vecino de Jayamá

Otras huellas del desbordamiento de ríos en Camagüey

Esas intensas precipitaciones también causaron la muerte de dos personas en el centro de Cuba, según publicaron medios de prensa oficiales como Radio Cadena Agramonte: 

•             José Vázquez Olivar, de 56 años de edad, localidad de Senado en el municipio de Minas, por ahogamiento. Su cuerpo fue encontrado en la presa Máximo.

•             Ramón Varona Leyva, de 67 años de edad, del poblado Haití,  en el municipio de Santa Cruz del Sur. Se investigan las causas de su muerte.

Notas informativas locales confirman 550 afectaciones en total en las viviendas, y en barrios aledaños a los ríos Tínima y Hatibonico, que atraviesan la ciudad y que se rebosaron, además de pérdidas de bienes, recursos personales y familiares.

Hubo perjuicios además en los viales, la agricultura y las plantaciones cañeras.

El propio medio declara a nombre del Gobernador de Camagüey la “atención y respuesta paulatina a los damnificados, enmarcadas en la situación económica que vive el país.”

Impactos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *