Banner PPM

Este programa fue la génesis de Cáritas Cuba, a principios de la década del 90ʼ, y surgió como una alternativa de ayuda ante la sensible situación económica y social que presentaban numerosas personas mayores a consecuencia  de la crisis económica que enfrentaba el país durante el denominado periodo especial. 

Durante esos primeros años, las acciones del Programa de Personas Mayores (PPM) fueron básicamente de asistencia a los ancianos identificados en el entorno parroquial, con servicios de entrega de alimentos y productos de higiene personal. A partir de 1996, comienza el tránsito hacia un enfoque más promocional, buscando el empoderamiento de los beneficiarios a partir de una participación más activa en la gestión directa de las actividades y servicios del Programa, y a través de un proceso de capacitación del voluntariado.

Actualmente, el PPM se encuentra estructurado en todas las diócesis del país el y trabaja para que las personas mayores, junto a sus familiares y la comunidad, acompañadas por Cáritas Cuba, tengan un estilo de vida saludable, se integren a redes sociales que faciliten el desarrollo de su proyecto de vida y satisfagan sus necesidades básicas.

Brinda ayuda a personas, grupos y comunidades vulnerables y/o en riesgo de exclusión social, sin distinción de credo, raza, género e ideología. Tiene un enfoque gerontológico que favorece la promoción humana y el desarrollo comunitario. Cerca de 15 mil personas de sesenta años y más son beneficiadas por él, en toda Cuba. Para ello, Cáritas cuenta con el apoyo invaluable de una red de más de 1500 voluntarios.

Trata de responder a necesidades de los grupos en una gran diversidad de contextos; siempre orientado a una mejor calidad de vida y bienestar de estas personas mayores, a través de una estrategia de capacitación y sensibilización, dirigida hacia diferentes actores del ámbito eclesial y social.

Según resultados del Observatorio de la Realidad Social (2014-2016) realizado en la institución, el perfil del beneficiario que participa en el Programa, está compuesto en su mayoría por mujeres de más de sesenta y cinco años, con bajo nivel escolar en un 67%, residentes en zonas urbanas un 79%, con un 43% de bajos ingresos.

Contempla acciones desde el punto de vista promocional y asistencial, armonizadas de forma tal que se centra en el respeto a la dignidad de la persona desde la Espiritualidad cristiana  y la Doctrina Social de la Iglesia.

Entre sus ejes de acción se encuentran:

  • Servicios: a través de los cuales se brinda atención integral, con énfasis en la promoción a personas mayores en situación de vulnerabilidad y/o dependencia socioeconómica. Funcionan en espacios parroquiales, fundamentalmente, y en las viviendas de los propios voluntarios. Las modalidades de acción fundamentales en este sentido son los servicios de alimentación, que incluye la distribución de alimentos a las viviendas de las personas con dificultades para valerse por sí misma (conocida como “servicios de cantina”), y el lavado de ropas. Otras maneras de este tipo de atención son los roperos, peluquería/barbería, manicure/podología, limpieza de hogares, higiene personal y acompañamiento en gestiones múltiples. Actualmente, el Programa cuenta con 216 servicios de alimentación y cerca de 70 de lavado de ropas, distribuidos en las once diócesis del país.
  • Espacios de participación: los que responden a las necesidades de sus miembros a través de una diversidad de iniciativas que van desde grupos de animación sociocultural y/o espiritualidad, experiencias intergeneracionales, espacios que buscan promocionar el ejercicio físico, el trabajo manual, la activad lúdica y cultural y hasta iniciativas de emprendimientos, tales como manualidades, costura, huertos, cría de animales y jardines.
  • Capacitación/Formación: ajustada a las necesidades y características de cada territorio, con un enfoque gerontológico, está dirigida a destinatarios directos, voluntarios, equipos de trabajo, la familia y actores del ámbito social y eclesial. Cuenta con publicaciones propias, manuales, plegables, boletines electrónicos e impresos, sueltos, etc. Entre sus principales temáticas destacan: cuidado y autocuidado, prevención del maltrato, imagen de la vejez, nutrición y manejo adecuado de alimentos, animación sociocultural y redes de apoyo social, entre otros.
  • Acompañamiento: busca sostener a las personas, grupos, servicios y equipos de trabajo, y asegurar los resultados esperados.

En la actualidad nos ayudan y acompañan en el Programa diferentes Cáritas y organizaciones afines como Catholic Relief Services, Cáritas Alemana, Amigos de Cáritas Cuba. De igual forma, las comunidades y el voluntariado realizan un considerable aporte para el funcionamiento del Programa.

 

Galería de imágenes

¿Cómo colaborar?