Banner General

Por Por Michel Pérez Abreu.

P.Olallo comedor
Uno de los proyectos de Cáritas Ciego de Ávila con un mayor calado en la comunidad, por su propia naturaleza, es el de los comedores. En la parroquia de Nuestra Señora de la Caridad, de Pina, funciona uno, el comedor Padre Olallo, que cumplió el pasado mes de diciembre 10 años de servicio. Tuve el privilegio de conversar con dos de sus fundadores, Armandito y Arletys, jóvenes avileños que crecieron en la fe, al lado de mucha gente humilde y agradecida.

- ¿Cómo surge la idea de abrir un comedor en Pina?

Armandito (A): La idea de abrir un comedor en Pina surgió como una necesidad, digamos que lo parió la necesidad, pero una necesidad muy genuina del espíritu. Recuerdo los primeros pasos que dieron origen a su surgimiento por allá por el año 2009. Teníamos en Pina un grupo de jóvenes con mucha energía por gastar, pero a la misma vez con mucha vocación para la caridad. Por otra parte, la existencia de muchas personas que necesitaban de algo tan elemental como era la alimentación, algunos en su manera más elemental, y eran personas descartadas por la sociedad, la gente se les alejaba por repulsión, por miedo.

Todo esto fue visto en primer lugar por quien fue su líder, Jorgito, quien tiene aún la habilidad, quizás el carisma, de encontrar a los más necesitados como nadie y una sed de hacer la caridad. Fue él el protagonista indispensable para hacer que un grupo de jóvenes dejara de dormir la mañana de un día 25 de diciembre y fuera a colaborar con la primera comida para pobres en nuestro templo. Fue mi primer encuentro con algo así, ahora recuerdo el impacto a nivel espiritual que esa experiencia provocó en mí, no tenía precedentes entonces, y creo que fue la reacción de todos los muchachos.

Luego vinieron otras oportunidades en que se hizo por otra fecha una comida con las mismas características, hasta que Cáritas Diocesana, en la persona de Roberto y otros hermanos en la Fe, tienen información sobre lo que estaba pasando y hacen la propuesta a Jorge, que fue acogida con mucha alegría, no solo por él, sino por el padre Juan, quien comenzaba a atender la comunidad entonces.

Ciego de Avila Comedor P.Olallo

Así surgieron una vez al mes las comidas para los más necesitados, como le llamamos al principio. El 99 % de los voluntarios éramos jóvenes que comenzamos a poner nuestra ilusión en ese comedor y en lo que era evidente: un alivio increíble para estas personas tan necesitadas. Luego, tras las muchas necesidades que los beneficiados mostraban tener, se amplían las comidas y se comienza a dar desayuno y almuerzo, llegando a ofrecerse todos los domingos.

Nos dividimos en dos grupos para poder cubrirlos y comenzamos a hacer cosas, yo creo que fue a desarrollar dones del Espíritu... Así, unos aprendimos a animar, otros a pelar, otros a lavar las cabezas, peinar, cocinar y muchas cosas más. Era algo verdaderamente impresionante, el aspecto de las personas cambió tanto que suscitó en la gente del pueblo la curiosidad por saber cómo era posible aquello y así crecían los frutos del trabajo, las colaboraciones venían de todas partes y maneras, mucha gente se nos acercaba para ayudar con su trabajo, con algo que traían de su casa. Así comenzamos.

Ciego de Avila Peluqueria P.Olallo

- ¿Quiénes fueron, algunos, no tienen que ser todos si no los recuerdan, los voluntarios que iniciaron en el proyecto?

A: El comedor lo fundamos unos diez jóvenes y una señora mayor, Gladys, quien era la cocinera más experimentada y nos sirvió de maestra. Por supuesto, Jorgito, Arletys, Alain, Merle, Sandra y Joagny, un joven matrimonio, Madeline y yo. Luego se incorporaron otros, pero esos fueron los que, si mal no recuerdo, empezamos.

- ¿Qué servicios recibían los beneficiarios del comedor de Cáritas en Pina?

Arletys (Ar): En aquellos momentos comenzamos con el servicio de comedor solamente. Luego, según las necesidades que fueron saltando a la vista, se incrementaron los servicios de pelado a hombre y mujeres, se afeitaba, se le pintaban las uñas, se les lavaba la cabeza... por algún tiempo lavamos ropa y se hacían algunas actividades de manualidades, como aprender a dibujar y armar rompecabezas, poner un botón, algunos juegos de mesa y también incluimos los desayunos.

Peluqueria P.Olallo

- ¿Cuántos beneficiarios tuvo en aquellos primeros momentos?

A: Comenzamos las primeras comidas con unas 20 o 25 personas, en corto tiempo la cifra subió a 30, 35 y 40.

- ¿Cuál fue el impacto que tuvo este servicio en la comunidad?

Ar: Pienso que en la comunidad tuvo un impacto positivo. En los primeros años era una novedad para todos que jóvenes dedicaran su tiempo a hacer este tipo de tareas, que parecen de tanta responsabilidad. Pero antes y en estos momentos, siempre, hemos recibido todo el apoyo por parte de la comunidad, ya sea en cuestiones materiales, como en ir algún día y ayudar en la elaboración del almuerzo.

A: La verdad es que la experiencia que tengo del comedor es de las mejores cosas que he tenido en mi vida. Medir cuánto bien nos hizo a nosotros, a la comunidad, al pueblo y a cuántos nos visitaron, yo creo que sería lo mismo que tratar de explicar a Dios. Por eso solo puedo decirte algunas cosas que aprecié. Nuestra comunidad inmediatamente antes de que comenzara el comedor estaba casi en cero pastorales, no había vida, ni ánimo, estaba todo bastante apagado. El comedor fue como si una fuerza imparable nutriera a la comunidad de una luz, una fuerza, un impulso... Florecieron muchas vocaciones en esos tiempos, se nutrieron muchas otras pastorales de laicos comprometidos.



Animacion P.Olallo

Creo que uno de sus mayores impactos fue en los jóvenes, pues de solo esos del comienzo se incorporaron después activamente muchísimos más, al punto de que si nos reuníamos todos superábamos los 30. Por otra parte, la comunidad y la iglesia en general gozaron de un prestigio incorruptible y un rostro fidedigno de la misericordia de Dios. Todo era mucho más bello, más sentido, la alegría se respiraba en la comunidad. Creo que cosas así nos aportaron.

- ¿Cuáles fueron los mayores retos a enfrentar durante estos años de trabajo?

Ar: Los mayores retos a enfrentar pienso que han sido y siguen siendo los mismos. Primeramente mantener este proyecto con amor y con alegría, que no es tan fácil como pudiera parecer. Después encontrar personas dispuestas, comprometidas y constantes en dar su tiempo y esfuerzo, que no es poco, y que hoy es nuestro mayor reto.

P.Olallo ancianos

- ¿Recuerdan alguna anécdota (simpática, triste, personal, de algún beneficiario) que quisieran compartir?

Ar: No sé si los recuerdos puedan se anécdotas, solo puedo decir que recuerdo tantas cosas que pudieran parecer de otro mundo o de otro país, o noticias que vemos en el televisor y que no creemos que en este siglo y en este país aún existan personas que cuando se sentaron a la mesa no sabían coger una cuchara, comer de un plato... Mujeres jóvenes que nunca se habían pintado las uñas, ancianos que nunca habían ido a la playa, que conocían el mar por fotos, personas marginadas a las que nadie jamás ha tratado con un mínimo de dignidad por oler mal o por “no ser normal”, personas que jamás habían celebrado un fin año, una navidad con comida y con carne asada solo para ellos, no sobras ni pedacitos.

A: Hay de todo para recordar, casi cada día surgía una o varias anécdotas para contar. Creo que una de las que más recuerdo y que me caló muy profundo fue en nuestro primer viaje a la playa. Fue a la Playita Militar porque ahí fue donde pudimos conseguir la primera vez. Llevamos a una abuela muy viejita, Lucía, ya nos falleció, la mamá de Rosita y Oscar, abuela de Andrés, personajes protagónicos de nuestro comedor. Recuerdo cuando la bajábamos con mucho cuidado del camión y miró al mar, puso cara de susto, y ha dicho: “¡Dios mío! ¿Qué es eso tan grande?” Todavía recuerdo como si fuera ahora que el alma se me encogió, sentí tanta pena, era una señora que pasaba los 80 años y no conocía el mar, o por lo menos a juzgar por su expresión. Le dijimos: “es el mar, ¿no lo habías visto nunca?” Ella contestó negativamente con la cabeza y sin perder de vista el mar. Fue un momento que me sirvió para medir la magnitud de lo que Dios estaba haciendo a través de nosotros...

- Si tuvieras las posibilidades económicas de abrir un servicio de ayuda a necesitados, ¿cuál sería?

Ar: Si tuviera posibilidades económicas de abrir un servicio, haría un comedor que fuera diario, con almuerzo y comida, porque conozco la necesidad que hay de alimentos. Solamente con los sábados no alcanza.

- ¿Qué se necesita, en el plano personal, para llevar adelante un proyecto como este?

Ar: Creo que solo se necesita tener la voluntad y la disposición de hacer algo por los demás.

- ¿Cuál sería tu testimonio al hablar sobre este proyecto tan humano de Cáritas?

A: En cada pregunta me resulta difícil sintetizar, porque es mucho lo que viví en los 8 años que estuve cada domingo en el comedor. Tenía 25 años cuando comencé en esa maravillosa experiencia. Fue como el área de práctica de todo lo que iba aprendiendo porque además era neófito en la comunidad. Todo lo que aprendía con el Padre Juan, todo lo que vivía con los amigos que iban afianzándose, tenía como escenario al comedor, es imposible desligarlo de ese crecimiento en la fe. Por eso para mí el comedor fue una escuela, una escuela del alma.

Juegos de Mesap.Olallo

Yo siempre digo que soy una nueva persona, y muy diferente a la que era, después de esos acontecimientos en mi vida. La experiencia de darse al otro a cambio de nada y sentirse a gusto, pasar por encima de la crítica de la gente que te quiere convencer de que pierdes el tiempo. Yo no entendí casi nada de la misa por mucho tiempo, pero en el comedor me quedaba claro que eso era de Dios, me sirvió como punto de referencia para todo lo que aprendí después. Fue encontrar un amor irrenunciable por mi comunidad, fue sentir mío el dolor ajeno, fue aprender a mirar más allá de la apariencia externa de las personas. Fue aprender a encontrar que Dios tiene una mirada misericordiosa, fue aprender a dejar el timón del barco de mi vida en las manos de Dios. Es la base de todo lo que hoy soy, de cómo pienso y veo a Dios.

P.Olallo atencion

La experiencia vivida por estos y otros jóvenes pineros en el comedor Padre Olallo, a lo largo de una década de entrega al otro, trasciende con creces estas líneas. Los testimonios de algunos beneficiarios llevan tanta humildad que no deberían quedar sin ser recogidos. Hubo quien llegó un día, atraído por lo que manos piadosas habían preparado y se quedó como un voluntario más, otra vio en el servicio “un alivio muy grande” y hasta pidieron más fiesta porque “a mi hija le gusta mucho”.

Por mi parte solo me resta dar GRACIAS, a estos muchachos por sus inmensos corazones, y a Dios por llenarlos de amor, abnegación y voluntad de servicio.




El pasado 13 de junio varias comunidades de la Diócesis holguinera celebraron la fiesta de San Antonio de Padua, a quien se invoca para hallar objetos extraviados y encontrar pareja. Hasta la Parroquia de Chaparra llegaron fieles de las comunidades de Delicias y Puerto Padre para participar de una celebración presidida por Monseñor Emilio Aranguren y concelebrada por varios sacerdotes.

Según la historia, San Antonio de Padua fue Proclamado Doctor de la Iglesia el 16 de enero de 1946 por el Papa Pío XI. Es la persona que más rápidamente fue canonizada por la Iglesia católica: 352 días después de su fallecimiento, el 30 de mayo de 1232, por el Papa Gregorio IX.

Al concluir la eucaristía, la Iglesia congregada acompañó en procesión por las calles del pueblo a San Antonio, hasta  la casa ubicada en el barrio del Cenicero, que acoge el proyecto del Centro Pastoral Social Beata Madre Teresa de Calcuta.

El centro está promovido por Cáritas, como expresión de la caridad de la Iglesia, con  financiamiento de la Embajada de Japón. Asumido por la comunidad de Chaparra, el proyecto responde al espíritu evangelizador que nos anima como misioneros.

Después de casi dos años de construcción y remodelación, las personas mayores podrán disfrutar de los servicios que se prestarán a partir del día 29 de junio. La casa consta de los servicios de comedor (en una primera etapa para 20 personas con escasos recursos económicos), peluquería-barbería, enfermería, sala de TV, biblioteca, talleres de artesanía y corte y costura. Es el segundo centro de este tipo después de la experiencia de la Divina Misericordia en la cuidad de Holguín y la única con sus peculiaridades en la Vicaría de Las Tunas.   

En sus palabras al grupo durante la bendición, Mons. Emilio Aranguren, Obispo de la Diócesis, pidió a Dios para que por intersección de San Antonio todos los que sean atendidos en esta casa integren una gran familia, encuentren un trato humano y misericordioso y que de manera especial, al salir de allí, siempre experimenten que su cuerpo y alma están recuperados por la fuerza del espíritu, que se ha expresado a través de un gesto de misericordia divina.

Para Manuel Martínez, Director de Cáritas Diocesana esto “es ver un sueño hecho realidad.  La caridad es inherente a todos los cristianos y Chaparra es símbolo de eso. Que los necesitados vean y se sientan en ella  como verdaderos hijos de Dios.”

El Padre Roque Morales, párroco de Chaparra, valoró de positiva la apertura de la casa de Pastoral Social, pues es un espacio para la Diócesis y en especial para la comunidad, donde la Iglesia a través de lo que hace ayuda a que la gente comprenda que Dios nos ama y está presente en la vida de todos, principalmente de los más necesitados. Más que un logro, que un sueño, es sencillamente la mano de Dios que se extiende, expresó.

Juan Carlos Martínez es un joven de la comunidad y uno de los fieles colaboradores con que ha constado este proyecto. “Hay una gran expectativa en toda la comunidad cristiana y el pueblo en general, para muchos es un gran paso y un reto que podamos contar con un centro como este en nuestro municipio. El inmueble podrá ser usado con varios fines, tanto caritativo como social. A partir de ahora se inicia un nuevo camino y esperamos, con la ayuda de Dios, dar lo mejor de nosotros”, aseguró.

Al ritmo del canto “Te damos gracias Señor”, cantado por el  padre Pedro Pablo, los seminaristas repartieron el pan de San Antonio, con la enseñanza de saber compartirlo con quienes lo necesiten.  

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

¿Dónde Estamos?

Diócesis de Pinar del Río

Presidente: Mons. Jorge Enrique Serpa
Director: José Vicente Concepción Robaina
Dirección: Máximo Gómez No. 160 Este e/ Rafael Ferro y Comandante Pinares. Pinar del Río. CP 20100
Teléfono: 0148728135
Correo: caritaspr@obipinar.co.cu

Cáritas Cuba

Presidente: Mons. Dionisio García Ibáñez.
Director: Maritza Sánchez Abillud
Dirección: Calle D, #512, e/21 y 23, Vedado, Plaza de La Revolución, La Habana, Cuba
Teléfono: 078333048/ 078303031/ 078312796
Correo: caritascuba@caritascuba.org

Diócesis de La Habana

Presidente: Mons. Juan García Rodríguez
Directora: Migdalia Dopico Paz
Dirección: Calzada No. 553 e/ C y D Vedado, Plaza. La Habana.
Teléfonos: 078339555/ 078333800
Correo: caritashabana@iglesiacatolica.cu

Diócesis de Matanzas

Presidente: Mons. Manuel Hilario de Céspedes y García Menocal
Director: Jorge Luis Díaz Durán
Dirección: Calle 123 e/ 276 y 278, C.P. 40100
Teléfono: 0145243611

Diócesis de Santa Clara

Presidente: Mons. Marcelo Arturo González Amador
Director: José Ignacio García Retana
Dirección: Unión No. 13 e/ Buenviaje y Céspedes. Santa Clara, Villa Clara. CP 50100
Teléfonos: 0142283165/ 0142208243

Diócesis de Cienfuegos

Presidente: Mons. Domingo Oropesa Lorente
Directora: Carmen María Nodal Martínez
Dirección: Ave. 54 # 3705 e/ 37 y 39, Cienfuegos
Teléfono: 0143519925

Diócesis de Ciego de Ávila

Presidente: Mons. Mario Eusebio Mestril Vega
Director: Roberto Luis Armas Carbonell
Dirección: Cuba No. 8 e/ Marcial Gómez y Abraham Delgado. Ciego de Ávila. CP 65100
Teléfono: 0133223057

Diócesis de Camagüey

Presidente: Mons Juan García Rodríguez
Directora: María Rosa Rodríguez Aguilar
Dirección: San Pablo No. 20 e/ San Rafael y Pobre. Camagüey CP 70100
Teléfono: 0132284663

Diócesis de Holguín

Presidente: Mons. Emilio Aranguren Echeverría
Director: Leonardo Manrique González
Dirección: Peralejo No. 11 esq. Parque, Rpto. Peralta, Holguín. CP 80400
Teléfonos: 0124423219/ 0124468187

Diócesis de Guantánamo-Baracoa

Presidente: Mons. Silvano Pedroso Montalvo
Directora: Maribel Sánchez Abillud
Dirección: Paseo No. 812 e/ Cuartel y San Gregorio, Guantánamo.
Teléfonos: 0121323504/ 0121323505/ 0121323506

Diócesis de Santiago de Cuba

Presidente: Mons. Dionisio García Ibáñez
Directora: Ana María Piñol Navarrete
Dirección: Castillo Duany (Santa Lucía) No. 568 e/ San Agustín y Clarín. Santiago de Cuba. CP 90100
Teléfono: 0122626749

Diócesis de Bayamo-Manzanillo

Presidente: Mons. Alvaro Beyra Luarca
Director: Francisco Pablo Figueredo Naranjo
>
Dirección: Saco No. 52 esq. Céspedes, Bayamo, Granma. CP 85100
Teléfono: 0123427271 ext. 122

colecta anual 2019

Noticias Relacionadas
facebook 1youtube3twitterinstagram 1
Cáritas Cuba
Dirección
Calle D, #512, e/21 y 23, Vedado, Plaza de La Revolución La Habana, Cuba
Contactos
Tef.078333048/ 078303031/ 078312796
Email: caritascuba@caritas.org

Diócesis


Pinar del Río


Presidentes: Mons. Jorge Enrique Serpa y Emérito Mons. José Siro González Bacallao

Director: José V. Concepción Robaina  [+]


La Habana


Presidentes: Mons. Juan García Rodríguez,

Directora: Migdalia Dopico Paz [+]


Matanzas


Presidente: Mons. Manuel Hilario de Céspedes y García Menocal

Director: Jorge Luis Díaz Durán   [+]


Cienfuegos


Presidente: Mons. Domingo Oropesa Lorente

Directora: Carmen María Nodal Martínez  [+]


Santa Clara


Presidente: Mons. Marcelo Arturo González Amador

Director: José Ignacio García Retana  [+]


Ciego de Ávila


Presidente: Mons. Juan Gabriel Díaz

Director: Roberto Luis Armas Carbonell  [+]


Camaguey


Presidente:Mons. Wilfredo Pino Estévez

Directora: Maria Rosa Rodríguez Aguilar  [+]


Holguín


Presidentes: Mons. Emilio Aranguren Echeverría y  Emérito Mons. Héctor Luis PeñaGómez

Director: Manuel Martínez Hernández  [+]


Bayamo-Manzanillo


Presidente: Mons. Alvaro Beyra Luarca

Director: Francisco P. Figueredo Naranjo  [+]


Santiago de Cuba


Presidente: Mons. Dionisio García Ibáñez

Directora: Ana María Piñol Navarrete  [+]


Guantánamo-Baracoa


Presidente: Mons. Silvano Pedroso Montalvo

Directora: Maribel Sánchez Abillud  [+]