Banner General

Texto y fotos:Melissa Cordero Novo



                                 
Cuando la noche se hizo más oscura el nivel del agua sobrepasó los límites sospechados. Hacía varios días que llovía. El pueblo estaba húmedo. Todos en sus casas aguardaban alertas, pero esa madrugada algo imprevisto los sorprendió y el tránsito hacia el alba se convirtió en un tormento. Raque y Celia son dos personas mayores y aseguran que en los 40 años que llevan viviendo en Aguada de Pasajeros nunca el agua les había entrado en las casas como ahora. La tormenta subtropical Alberto trajo a Cienfuegos experiencias dolorosas.

Ha transcurrido casi un mes del fenómenopero Raquel Gil Valentín aún padece de una gripe que se le agarra del cuerpo con insistencia. Casi no puede hablar con claridad y me cuenta su historia despacio y con los ojos llenos de imágenes.


Roque Gil
“Todo fue muy rápido, muy violento, no nos dio tiempo a salvar prácticamente nada porque el nivel del agua subió mucho en poco tiempo. En la casa se me mojó todo, dos colchonetas, una cama pequeña y el colchón mío; un cartón que tenía como bastidor se me hinchó y el escaparate también.La ropa la pude salvar porque fue una de las primeras cosas que guardé en alto, perose me mojó además el refrigerador, la lavadora y un quintal de arroz. Mi casa todavía tiene las paredes mojadas”.

Raquel vive sola y todo el tiempo de la tempestad se mantuvo en su casa, resistiendo la presión, la oscuridad y la frialdad del agua que demoró en salir 7 horas—, e intentando salvaguardar algunas pertenencias, aunque le fue casi imposible. “Ya por la madrugada lo vecinos vinieron y me subieron el refrigerador encima de la meseta, me levantaron la lavadora y me sacaron la turbina y las balitas del gas debajo del agua.
“Imagínate lo que pasamos..., fue muy triste ver cómo se me destruía lo que con mucho sacrificio había conseguido: los muebles, los cojines, los adornos;todavía voy a buscar algo y no lo encuentro”.

Gil Valentín me cuenta que fue muy raro la repentina subida del agua y que temporalmente era imposible que aquello se debiera solo a la lluvia. “En realidad nadie nos explicó qué había pasado —afirma Raquel— ni dijeron que habían abierto las compuertas de la presa, pero sí dicen que se fue una de esas compuertas y por eso fue la crecida tan grande. Yo decía: ‘el agua me está llevando, me tengo que agarrar’, el teléfono sonaba y yo no podía llegar, no podía caminar. El agua entraba por la sala y salía por la cocina. Al otro día en el patio encontré zapatos, medias, jarros, cestos de basura... y muchas otras cosas las perdí. Los frutales se cayeron y todas las matas estaban borrachas.

“Lo otro que ocurrió fue que muchas personas que siembran, como un vecino cercano a mi casa, tenía en su patio 40 sacos de abono y eso se mezcló con el agua y fue arrastrado. Recuerdo que el agua estaba muy fría, sucia y tenía peste. Me comencé a poner morada y todavía estoy con la gripe, tengo mucho asco en el estómago, me siento mal. Al otro día de la inundación a todos en el pueblo, por salud pública, nos dieron 2 pastillas antibacterianas y nos vendieron las colchonetas.

“Hemos ido tratando de sobrellevar las cosas. Yo había pintado mi casita hacía poco y todo está sucio, los pisos no tienen color ni brillo, están blancuzcos”.
Celia Rivera Hernández me cuenta que ella no quiso salir de su hogar en un inicio y que a las cuatro de la madrugada su nieto tuvo que llevarla casi a rastras a través del agua que ya les llegaba por la cintura.


Celia Rivera H
“Cuando crece el río dice Celia a mí me entra agua, pero poca, ahora fue tremendo. Todo nadaba en el agua yen mi casa demoró 2 días para salir. Al día siguiente las Hermanas de acá de la parroquia fueron las primeras que llegaron a auxiliarnos y se encontraban los zapatos desde la entrada del portal. Yo aún tengo dolor en los huesos, se me enfermaron los pies porque el agua tenía mucho churre”.

Tanto Raquel como Celia afirman que la ayuda de Cáritas fue muy beneficiosa, “sobre todo por el gesto bonito que tuvieron con nosotros y pudimos remediar con los donativos que nos dieron”.

La Hermana Sagrario de la Orden de Las Carmelitas de la Caridad me narra otros testimonios que ella vivió en sus acompañamientos. “Las personas de acá han perdido todo, los colchones no les sirven para nada, algunos los han puesto a secar pero la guata tiene tal peste que no creo que los puedan utilizar. La mayoría de la gente que estuvo cubierta por el agua está llena de erupciones en la piel, de hongos en los pies que no se les quitan. Laspérdidas materiales han sido fuertes, lo que pasa, como dicen ellos, es que tienen vida y entonces: adelante.

“En Campiña —que es un pueblecito de Aguada— mucha gente se ha salvado porque se subieron a las rejas de la puerta y resistieron con la cabeza pegada al techo, o encima de las mesetas agarrados fuertes a la ventana.Un viejito que abrió la puerta fue arrastrado por el agua todo un patio, llegó al otro y quedó enganchado en el tronco de un árbol hasta que lo recogieron allí. El peligro fue muy grande y muchos perdieron las cosechas de arroz que habían recogido para vender.Hay testimonios muy bonitos de solidaridad entre los vecinos y todos están muy agradecidos con la ayuda de Cáritas que fue un poco para todos.

“Por otra parte, los responsables de la presa no explicaron qué pasó, pero lo cierto es que ha sido un desastre en el pueblo y enlas otras comunidades: en Covadonga fue terrible y en Campiña se inundó el cementerio y muchos han visto los cadáveres flotando, hay una infección tremenda allí”.

Los desastres naturales son imprevisibles, los pobladores de Aguada están habituados a las crecidas del río, las lluvias, las pérdidas de las cosechas, pero Alberto les trajo otras desgracias innombrables.

Las palabras de Raquel y Celia aún están húmedas.

El pasado 13 de junio varias comunidades de la Diócesis holguinera celebraron la fiesta de San Antonio de Padua, a quien se invoca para hallar objetos extraviados y encontrar pareja. Hasta la Parroquia de Chaparra llegaron fieles de las comunidades de Delicias y Puerto Padre para participar de una celebración presidida por Monseñor Emilio Aranguren y concelebrada por varios sacerdotes.

Según la historia, San Antonio de Padua fue Proclamado Doctor de la Iglesia el 16 de enero de 1946 por el Papa Pío XI. Es la persona que más rápidamente fue canonizada por la Iglesia católica: 352 días después de su fallecimiento, el 30 de mayo de 1232, por el Papa Gregorio IX.

Al concluir la eucaristía, la Iglesia congregada acompañó en procesión por las calles del pueblo a San Antonio, hasta  la casa ubicada en el barrio del Cenicero, que acoge el proyecto del Centro Pastoral Social Beata Madre Teresa de Calcuta.

El centro está promovido por Cáritas, como expresión de la caridad de la Iglesia, con  financiamiento de la Embajada de Japón. Asumido por la comunidad de Chaparra, el proyecto responde al espíritu evangelizador que nos anima como misioneros.

Después de casi dos años de construcción y remodelación, las personas mayores podrán disfrutar de los servicios que se prestarán a partir del día 29 de junio. La casa consta de los servicios de comedor (en una primera etapa para 20 personas con escasos recursos económicos), peluquería-barbería, enfermería, sala de TV, biblioteca, talleres de artesanía y corte y costura. Es el segundo centro de este tipo después de la experiencia de la Divina Misericordia en la cuidad de Holguín y la única con sus peculiaridades en la Vicaría de Las Tunas.   

En sus palabras al grupo durante la bendición, Mons. Emilio Aranguren, Obispo de la Diócesis, pidió a Dios para que por intersección de San Antonio todos los que sean atendidos en esta casa integren una gran familia, encuentren un trato humano y misericordioso y que de manera especial, al salir de allí, siempre experimenten que su cuerpo y alma están recuperados por la fuerza del espíritu, que se ha expresado a través de un gesto de misericordia divina.

Para Manuel Martínez, Director de Cáritas Diocesana esto “es ver un sueño hecho realidad.  La caridad es inherente a todos los cristianos y Chaparra es símbolo de eso. Que los necesitados vean y se sientan en ella  como verdaderos hijos de Dios.”

El Padre Roque Morales, párroco de Chaparra, valoró de positiva la apertura de la casa de Pastoral Social, pues es un espacio para la Diócesis y en especial para la comunidad, donde la Iglesia a través de lo que hace ayuda a que la gente comprenda que Dios nos ama y está presente en la vida de todos, principalmente de los más necesitados. Más que un logro, que un sueño, es sencillamente la mano de Dios que se extiende, expresó.

Juan Carlos Martínez es un joven de la comunidad y uno de los fieles colaboradores con que ha constado este proyecto. “Hay una gran expectativa en toda la comunidad cristiana y el pueblo en general, para muchos es un gran paso y un reto que podamos contar con un centro como este en nuestro municipio. El inmueble podrá ser usado con varios fines, tanto caritativo como social. A partir de ahora se inicia un nuevo camino y esperamos, con la ayuda de Dios, dar lo mejor de nosotros”, aseguró.

Al ritmo del canto “Te damos gracias Señor”, cantado por el  padre Pedro Pablo, los seminaristas repartieron el pan de San Antonio, con la enseñanza de saber compartirlo con quienes lo necesiten.  

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

¿Dónde Estamos?

Diócesis de Pinar del Río

Presidente: Mons. Jorge Enrique Serpa
Director: José Vicente Concepción Robaina
Dirección: Máximo Gómez No. 160 Este e/ Rafael Ferro y Comandante Pinares. Pinar del Río. CP 20100
Teléfono: 0148728135
Correo: caritaspr@obipinar.co.cu

Cáritas Cuba

Presidente: Mons. Dionisio García Ibáñez.
Director: Maritza Sánchez Abillud
Dirección: Calle D, #512, e/21 y 23, Vedado, Plaza de La Revolución, La Habana, Cuba
Teléfono: 078333048/ 078303031/ 078312796
Correo: caritascuba@caritascuba.org

Diócesis de La Habana

Presidente: Mons. Juan García Rodríguez
Directora: Migdalia Dopico Paz
Dirección: Calzada No. 553 e/ C y D Vedado, Plaza. La Habana.
Teléfonos: 078339555/ 078333800
Correo: caritashabana@iglesiacatolica.cu

Diócesis de Matanzas

Presidente: Mons. Manuel Hilario de Céspedes y García Menocal
Director: Jorge Luis Díaz Durán
Dirección: Calle 123 e/ 276 y 278, C.P. 40100
Teléfono: 0145243611

Diócesis de Santa Clara

Presidente: Mons. Marcelo Arturo González Amador
Director: José Ignacio García Retana
Dirección: Unión No. 13 e/ Buenviaje y Céspedes. Santa Clara, Villa Clara. CP 50100
Teléfonos: 0142283165/ 0142208243

Diócesis de Cienfuegos

Presidente: Mons. Domingo Oropesa Lorente
Directora: Carmen María Nodal Martínez
Dirección: Ave. 54 # 3705 e/ 37 y 39, Cienfuegos
Teléfono: 0143519925

Diócesis de Ciego de Ávila

Presidente: Mons. Mario Eusebio Mestril Vega
Director: Roberto Luis Armas Carbonell
Dirección: Cuba No. 8 e/ Marcial Gómez y Abraham Delgado. Ciego de Ávila. CP 65100
Teléfono: 0133223057

Diócesis de Camagüey

Presidente: Mons Juan García Rodríguez
Directora: María Rosa Rodríguez Aguilar
Dirección: San Pablo No. 20 e/ San Rafael y Pobre. Camagüey CP 70100
Teléfono: 0132284663

Diócesis de Holguín

Presidente: Mons. Emilio Aranguren Echeverría
Director: Leonardo Manrique González
Dirección: Peralejo No. 11 esq. Parque, Rpto. Peralta, Holguín. CP 80400
Teléfonos: 0124423219/ 0124468187

Diócesis de Guantánamo-Baracoa

Presidente: Mons. Silvano Pedroso Montalvo
Directora: Maribel Sánchez Abillud
Dirección: Paseo No. 812 e/ Cuartel y San Gregorio, Guantánamo.
Teléfonos: 0121323504/ 0121323505/ 0121323506

Diócesis de Santiago de Cuba

Presidente: Mons. Dionisio García Ibáñez
Directora: Ana María Piñol Navarrete
Dirección: Castillo Duany (Santa Lucía) No. 568 e/ San Agustín y Clarín. Santiago de Cuba. CP 90100
Teléfono: 0122626749

Diócesis de Bayamo-Manzanillo

Presidente: Mons. Alvaro Beyra Luarca
Director: Francisco Pablo Figueredo Naranjo
>
Dirección: Saco No. 52 esq. Céspedes, Bayamo, Granma. CP 85100
Teléfono: 0123427271 ext. 122

colecta 2018

Noticias Relacionadas
facebook 1youtube3twitterinstagram 1
Cáritas Cuba
Dirección
Calle D, #512, e/21 y 23, Vedado, Plaza de La Revolución La Habana, Cuba
Contactos
Tef.078333048/ 078303031/ 078312796
Email: caritascuba@caritas.org

Diócesis


Pinar del Río


Presidentes: Mons. Jorge Enrique Serpa y Emérito Mons. José Siro González Bacallao

Director: José V. Concepción Robaina  [+]


La Habana


Presidentes: Mons. Juan García Rodríguez,

Directora: Migdalia Dopico Paz [+]


Matanzas


Presidente: Mons. Manuel Hilario de Céspedes y García Menocal

Director: Jorge Luis Díaz Durán   [+]


Cienfuegos


Presidente: Mons. Domingo Oropesa Lorente

Directora: Carmen María Nodal Martínez  [+]


Santa Clara


Presidente: Mons. Marcelo Arturo González Amador

Director: José Ignacio García Retana  [+]


Ciego de Ávila


Presidente: Mons. Juan Gabriel Díaz

Director: Roberto Luis Armas Carbonell  [+]


Camaguey


Presidente:Mons. Wilfredo Pino Estévez

Directora: Maria Rosa Rodríguez Aguilar  [+]


Holguín


Presidentes: Mons. Emilio Aranguren Echeverría y  Emérito Mons. Héctor Luis PeñaGómez

Director: Manuel Martínez Hernández  [+]


Bayamo-Manzanillo


Presidente: Mons. Alvaro Beyra Luarca

Director: Francisco P. Figueredo Naranjo  [+]


Santiago de Cuba


Presidente: Mons. Dionisio García Ibáñez

Directora: Ana María Piñol Navarrete  [+]


Guantánamo-Baracoa


Presidente: Mons. Silvano Pedroso Montalvo

Directora: Maribel Sánchez Abillud  [+]